Usureros

7 dic. 2014

Por Andrés Aberasturi, periodista
Agencia Europa Press, 06.12.2014

Gracias a la vida no tengo el gusto de conocerle, don Francisco Gómez Montoya, de profesión empleado de RENFE y de vocación usurero, pero me siento en la obligación de decirle que lo que usted hace en sus horas libres, me repugna profundamente y estoy seguro que repugna de igual forma a una sociedad que no entiende que sea usted capaz de aprovecharse de la desesperación de la gente para prestar dinero a unos intereses desmedidos, de usura, para al final asistir tranquilamente -y mintiendo- al desalojo de una anciana de 85 años el barrio de Vallecas. Usted no merece el respeto de nadie y por mucho notario que ande por medio, lo que hace con esa pobre gente es radicalmente inmoral y le retrata a usted como persona. 

En un magnífico trabajo de Ana Maria Ortiz publicado en El Mundo, se da cuenta de lo miserables que resultan los prestamistas como usted que en diez días se ha hecho con tres fincas utilizando siempre la angustia -y seguramente la ignorancia- de los más necesitados. Naturalmente hay quien le supera y anda por ahí suelto un tal Antonio Arroyo que "a base de préstamos con garantía hipotecaria se ha hecho con 3.800 casas en toda España, tiene derechos sobre otras 1.000 hipotecas y acumula un millar de denuncias" según Juan Puche, presidente Stop Estafadores. Basta conectar un rato cualquier emisora de radio para escuchar la publicidad pintada de colores de empresas de "créditos rápidos", "prestamos en 24 horas", etc. 

Si no entendemos cómo los bancos y las antiguas "cajas" ejercen -parece que cada vez menos- el desahucio de los que no les pagan, qué creen que podemos opinar de todos ustedes que se ceban sobre los más indefensos, sobre los más necesitados de los necesitados. Hay cosas que la gente normal no puede entender, cosas que nos parecen tan miserables que no aceptamos como posibles: ¿de verdad estaba usted en el segundo piso de la casa de la anciana de Vallecas esperando a que la desalojaran para tomar posesión de la vivienda? Qué fuerte y cuanta frialdad hay que tener para hacer ese "negocio". 

En las entidades financieras el drama de ejecutar se diluye -y no por eso deja de ser inmoral y reprobable en la mayoría de los casos- en una burocracia o un procedimiento complejo y del que, seguramente, nadie se siente del todo responsable. Pero ustedes, los prestamistas que miran a los ojos a sus clientes, que les ponen en las manos un puñado euros con unos intereses de demora del 27%, todos ustedes, usted que por las mañanas pica billetes en una línea de RENFE y por la tarde mercadea con la tragedia... usted y los que son como usted no pueden ser felices, no tienen derecho a la felicidad; serán ricos pero sobre todo son unos miserables. 

Ya sé que nadie obliga al acorralado a firmar lo que firma. Pero eso no me sirve. Ni me sirven las razones de los notarios ni las leyes en las que se amparan para sus desmanes. Tiene que haber una forma de frenar ese viejísimo pecado de la historia y si no la hay, habría inventarla ya. Ustedes, los usureros, forman parte de la escoria de una sociedad enferma. Al menos que la gente les señale con el dedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario